Rango dinámico

No es otro blog más sobre fotografía

El enfoque en digital I

Posted by caiser en septiembre 28, 2007

La nitidez de una imagen es uno de los factores determinantes de la calidad final de una imagen. Además, cuanto mayor es el tamaño de impresión, la calidad del enfoque es cada vez más importante.

Aunque tengas la mejor cámara digital y trabajes con los mejores objetivos en las aberturas que mejor rinden necesitarás saber como conseguir imágenes nítidas con ayuda del ordenador. Es algo inherente a la tecnología utilizada en la actualidad. El método más habitual para conseguir enfocar las imágenes el la máscara de enfoque (mde). Para muchos fotógrafos el enfoque comienza y termina en la mde, sin embargo ésta es solo el principio. Hay otros muchos métodos y conocerlos nos ayudará a saber cual nos viene mejor en cada situación.

Lamentablemente, para conseguir la máxima calidad en el enfoque no es posible automatizar el proceso, cada imagen requiere distintos métodos o siendo los mismos se deben usar distintas configuraciones. Incluso, existen distintos parámetros que influyen en el método a utilizar como pueden ser la calidad inicial, el método de captura (cámara, escáner…) o el medio de salida (impresora de tinta, offset, páginas web…). Con esta serie de artículos intentaremos conocer los distintos métodos que existen a nuestra disposición para lograr un enfoque óptimo, así como herramientas o los análisis que haremos a las imágenes para saber que herramientas aplicar en cada ocasión y con cada imagen.

Que es el la nitidez

Cualquier persona sabe que es la nitidez sin necesidad de tener conocimientos fotográficos, sabe si una imagen está enfocada o no. Sin embargo, es difícil que sepan darnos una definición técnica, incluso la mayoría de los fotógrafos más consumados no sabrían darla. Para conseguir los mejores resultados en las copias finales es imprescindible comprender que es la nitidez, así conoceremos mejor las herramientas disponibles para lograrla.

La nitidez se determina por dos valores: la resolución y la acutancia. La resolución es el concepto más cercano a la idea que la mayoría de la gente tiene sobre la nitidez. La resolución es la habilidad para distinguir los detalles finos. Ésta se mide en pares de líneas por milímetro, para obtener la resolución de un objetivo se utilizan tablas donde las líneas cada vez son más finas. Cuanto mayores son los pares de líneas por milímetro distinguidas por un objetivo mayor es la resolución de este. Los equipos fotográficos de gran resolución pueden revelar detalles que los de baja resolución no pueden. La resolución depende enteramente de la cámara y el objetivo utilizados y los procesos posteriores nunca podrán crearla donde no existía, así pues el software poco puede hacer en ese sentido.

La acutancia de una imagen es el grado de contraste que se observa en el límite entre detalles que difieren por su luminancia o densidad óptica. Cuanto más contrastado sea el límite entre una zona oscura y otra más clara, mayor es la acutancia y con ella la nitidez percibida en la imagen. La definición o resolución de la imagen no crecen cuando aumenta la acutancia, pero sí la capacidad para distinguir los detalles y la sensación subjetiva, que es la de un aumento de definición, de detalle. El sistema perceptivo visual humano es capaz de distinguir detalles más pequeños cuando su contraste es mayor, por esa misma razón, si un conjunto de pixeles luminosos están al lado de unos más oscuros el ojo lo interpreta como un borde.


Figura 1

Esto lo podemos ver en la figura 1. En ambas imágenes podemos ver un rectángulo gris oscuro junto a otro gris claro. En la primera imagen la transición entre los rectángulos es aguda. En esa imagen el contraste, y consecuentemente, la acutancia son altos. Los bordes aparecen enfocados y bien definidos. La imagen 2 tiene los mismos rectángulos, sin embargo la transición en los bordes es más gradual. El contraste entre los bordes ha disminuido. Dicha imagen tiene una acutancia baja. Esta baja acutancia es interpretada por el ojo como una falta de nitidez.

Aquí tenemos un detalle de importancia, la apariencia de nitidez de la imagen 1 y la falta de ella en la imagen 2 no tiene nada que ver con la resolución o el detalle. Tiene que ver con el contraste a lo largo de los bordes. Este punto es en el que se basan las herramientas de enfoque disponibles: se encargan de incrementar la apariencia de enfoque de una imagen incrementando la acutancia de la imagen. En otras palabras, las herramientas de enfoque aumrntan el contraste a lo largo de los bordes, en ningún caso incrementan la resolución o el detalle.

Debido a esto es fácil comprender que dichas herramientas no pueden devolverle el foco a una imagen desenfocada. Una imagen desenfocada es una imagen con una resolución muy baja. Las herramientas de enfoque no puede aumentar la resolución, así que no es posible rescatar las imágenes que tienen problemas de enfoque. Por lo tanto, el enfoque funcionará mejor en aquellas imágenes que tienen detalles definidos como los captados por buenos equipos y usando las técnicas correctas.

Hay ciertos factores que también influyen en la nitidez que percibimos, no tienen demasiada importancia en las herramientas que usaremos para enfocar pero es interesante conocerlos. El ruido o el grano en la película logran un detrimento de la imagen, sin embargo en pequeñas cantidades incrementan la apariencia de nitidez.

La nitidez también depende de la distancia de observación, un poster o una valla publicitaria tiene mucha menos definición que las excelentes impresiones en una galería de arte, pero ambos se perciben nítidos debido a la distancia de observación. Teniéndo esto en cuenta si el trabajo final se va a ver a cierta distancia habrá que tener en cuenta que el enfoque que veamos en la pantalla no coincidirá con la sensación que percibirán los observadores.

Por último y como hemos dicho al principio, el tamaño final de impresión tbién influye en la nitidez percibida. No es lo mismo imprimir una foto a 13 x 18 que a 40 x 60. En el tamaño pequeño siempre será fácil conseguir sensación de nitidez, los detalles son más pequeños y a nuestro ojo le cuesta más distinguirlos, sin embargo si aumentamos el tamaño de impresión, aumentan con él el tamaño de los detalles, es por eso que es más fácil percibir los defectos y la falta de nitidez. Es el mismo caso que nos ocurre cuando miramos las fotos en la pantalla de la cámara, casi siempre las vemos enfocadas, sin embargo al verlas a un tamaño mayor nos damos cuenta realmente si lo están o no.

Ir al artículo siguiente: El enfoque en digital II

5 comentarios to “El enfoque en digital I”

  1. jsantiglz said

    Hola, felicidades por tu blog, seguire con interes tus articulos.

  2. […] Publicado por caiser on 3/10/07 Ira al artículo anterior: El enfoque en digital I […]

  3. jorge said

    Hola,
    tu descripción acerca de la nitidez esta bien explicada, incluso como para personas que no están trabajando en área de fotografía.
    Felicitaciones, sigue adelante y estaré leyendo el resto de los artículos.

  4. […] […]

  5. Carlos said

    Enhorabuena por tu blog,

    los artículos son realmente útiles,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: