Rango dinámico

No es otro blog más sobre fotografía

Introducción al blanco y negro

Posted by caiser en octubre 31, 2007

Me he estancado en los artículos de enfoque. Tengo ya dos enteros escritos y uno a medias, casi terminado. Pero hay información que quizás debería haber incluido en lo que he escrito, así que estoy viendo la forma de introducirla. Mientras resuelvo el problema voy a retomar los dos artículos que tengo escritos sobre el blanco y negro. Se trataban de una mera recopilación de métodos usados para usar transformar a blanco y negro. Intentaré crear una serie de artículos algo más extesa en la que hablaré no solo de los métodos disponibles sino de los acabados posteriores a la utilización de esos métodos, así como de la conversión a virados o la inclusión de ruido (grano) en la imagen y en cuanto decida como continuar con la otra serie iré continuándola.

 Introducción al blanco y negro

La fotografía en blanco y negro siempre a sido el nicho donde se instalaban la mayoría de fotógrafos profesionales, sobre todo los que mayores inquietudes artísticas tenían, excepto quizás la mayoría de los fotógrafos de naturaleza. Hay un motivo muy claro para que esto ocurriese, la fotografía en blanco y negro permitía una libertad a la hora de retocar en el laboratorio que no era posible con la fotografía en color o suponía unos costes desorbitados en esta última. Los retoques en laboratorio eran variados y pasaban desde acentuar el contraste o aclarar y oscurecer zonas mediante reservas y quemados.

Con el advenimiento del formato digital hubo muchos fotógrafos que vieron como los mismos retoques que durante años habían realizado en el laboratorio ahora podían hacerlos con mucha mayor facilidad en el ordenador y sobre todo con una velocidad inusitada en comparación a las horas que podían pasar con algunos de sus negativos. Es más, esos mismos retoques podían aplicárselos a las copias en color, cosa que hasta ahora les había sido vetado. Además se podían olvidar de utilizar filtros de color para suavizar o acentuar ciertos colores de la escena ya que podían hacerlo a posteriori y con una mayor precisión.

Blanco y negro con la cámara

En principio para crear fotografías en blanco y negro disponemos de dos métodos. el primero es decirle a nuestra cámara que nos haga la fotografía en ese modo (la mayoría de las cámaras lo permiten). El segundo método es el recomendado, hacer la foto en color y luego utilizar el ordenador para convertirla en blanco y negro.

¿Por qué recomendamos el segundo método?.

  • Si le dices a la cámara que realice una foto en blanco y negro, esta descarta la información de color. Por lo tanto no tenemos vuelta atrás. Haciendo la foto a color tenemos la posibilidad de elegir a posteriori si deseamos tener la foto en blanco y negro o en color o incluso de las dos formas.
  • Obtendrás mejores resultados. La cámara te va a dar una imagen con 256 tonos de gris. Con una imagen a color dispones de 16 millones de colores. Dispones de más información por lo que las transiciones entre tonos serán mucho más suaves, sobre todo si haces ediciones posteriores.
  • Posees mucho más control. Tú cámara no sabe si estás fotografiando una persona, un paisaje o la calle… o las condiciones de la toma (un interior, exterior, día soleado o nuboso…). Con la cámara siempre obtendrás resultados similares. Si eres tú el encargado de realizar la conversión tendrás un control total para usar la técnica adecuada a la fotografía.
  • Por último la flexibilidad. Como veremos más adelante el disponer de la información de color nos ofrece una gran versatilidad. Podemos realizar grandes variaciones sobre el resultado final de la fotografía, cambiando totalmente el resultado obtenido en función de los colores de esta.

Seleccionando fotos para blanco y negro

Es posible convertir a a blanco y negro cualquier fotografía, pero hay algunas con las que obtendremos mejores resultados que en otras. Las buenas fotografías en blanco y negro se suelen caracterizar por tener una gama alta de tonalidades, suelen abarcar todos los tonos disponibles desde el blanco al negro, es decir, son fotografías con un gran contraste, aunque también es posible convertir fotografías de bajo contraste a blanco y negro y veremos más adelante como hacerlo.

Hay fotografías en las que el sujeto principal se beneficia del color, son muy coloridas o el color es el motivo principal de la fotografía. En esos casos el paso a blanco y negro no beneficia a la fotografía, más bien hace que disminuya el interés.

Puede también haber diversas razones para utilizar en blanco y negro en ciertas fotografías. Una de ellas es que este aporta dramatismo. Así pues podemos utilizarlo en imágenes en las que queremos que sean más dramáticas, un caso muy claro es la fotografía social, sobre todo cuando incluye a personas desfavorecidas o situaciones trágicas.

Otra posibilidad es que se quiera dar un ambiente tétrico a la fotografía. Una casona abandonada nos dará más miedo (si es que una fotografía nos puede dar miedo) si la vemos en blanco y negro que si vemos el verde de la hierba  alrededor o el azul del cielo.

Otra de las facultades del blanco y negro es que este aporta atemporalidad a las imágenes, una imagen en color nos la situa claramente en un contexto actual. Podemos variar el color, envejecerlo o deslavarlo, pero aún así este nos seguirá aportando cierta información, nos puede dar la sensación, por ejemplo, de ser una foto de los años sesenta o una vieja polaroid, dependiendo del tratamiento. Sin embargo la imagen en blanco y negro nos aporta una indeterminación en el tiempo. Si hacemos una foto en blanco y negro de la catedral de Burgos esta no nos da información de si es actual o antigua, la foto se convierte en atemporal. Así pues puede ser un motivo para elegir determinadas imágenes para convertirlas a blanco y negro.

Otra posibilidad del blanco y negro es la facilidad para crear series o igualar las imágenes. Imagina que quieres realizar una composición de varias fotos de miembros de tu familia, pero las fotos que has elegido al colocarlas juntas desentonan unas con otras, todas se han tomado en distintas condiciones y por lo tanto los colores, saturaciones y contrastes son distintos, una buena solución es pasarlas todas a blanco y negro, todas adquirirán una apariencia similar y al juntarlas no desentonarán unas con otras, como colofón final se le podría añadir a todas ellas el mismo virado por lo que su apariencia se igualaría mucho más.

Entre las imágenes que más posibilidades nos ofrecen al convertirlas en blanco y negro son aquellas que se basan en las texturas. El blanco y negro al ser desprovisto del color hace que los detalles finos cobren mayor relevancia. Así pues una foto basada en texturas al ser pasada a blanco y negro resaltará estas, dándoles más importancia.

 Ir al artículo siguiente: Exponiendo para blanco y negro

2 comentarios to “Introducción al blanco y negro”

  1. […] Introducción al blanco y negro […]

  2. […] imágenes al blanco y negro. – Fotografías en blanco y negro: en la cámara o después. – Introducción al blanco y negro. En la categoría: General   |   Tags: blanco y negro, color, escala […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: